Apartados

Queridos amigos,

Un día como hoy, 20 de enero del 2014 nace este blog “CARLISTAS BOLIVIA” con el deseo de ser la pequeña semilla, humilde pero fuerte, que un día de frutos.

Me preguntaba el diseñador del blog qué era el Carlismo y la finalidad de su creación, tras mi respuesta interpretó que se trataba de algo para españoles en el Mundo, residentes en Bolivia. Pues no señores, el carlismo no es únicamente patrimonio español, aunque está basado en una doctrina política española, sin embargo hay una causa más profunda y actual que nos permite hablar de la posibilidad del Carlismo en Bolivia.

En estos tiempos que corren de desprestigio de nuestra religión, la Comunión Tradicionalista Carlista se declara fiel seguidora de las enseñanzas de la Santa Iglesia Católica y se propone alcanzar la unidad católica de las Españas y la confesionalidad de los órganos de gobierno, abandonada con la Nueva Constitución Política del Estado en reciente fecha, a instancia del actual Presidente de la República, claramente enfrentado a la misma; por ello, el Carlismo rechaza explícitamente las doctrinas sociales del modernismo religioso y del personalismo filosófico.

La Comunión Tradicionalista pretende defender la constitución natural de las Españas, por ello rechaza tanto la secesión de los llamados separatismos como cualquier clase de nacionalismo exacerbado.

El Carlismo se propone mantener las libertades concretas de las sociedades subordinadas, como son los gremios, corporaciones, cofradías, hermandades, municipios, regiones, comités cívicos y demás comunidades, cuyos fines y medios se conformen a la ley natural y a las enseñanzas de la Iglesia. De ahí que se oponga a todo tipo de estatismo y de socialismo que tienda a la homogeneización de la sociedad y a cualquier régimen demagógico exclusivamente fundado en la voluntad popular.

Bolivia es una rama del gran tronco que es la Hispanidad, las Españas, y siendo el Carlismo la concreción de las tradiciones hispánicas, no sólo atañe la actual nación-estado hoy llamada España, sino a ese conjunto, esa nación espiritual o, mejor esa patria que es la Hispanidad. Las Españas plurales que se extienden desde los Pirineos hasta las Filipinas y en América latina desde California hasta la Tierra del Fuego donde se ha transmitido esa cultura profundamente católica e hispánica que aún podemos encontrar en la Bolivia profunda y en las tradiciones de algunas ilustres familias.

El lema Dios, Patria, Fueros, Rey no es solo una ideología sino una realidad marginada y en vías de extinción.

Pero desde Carlistas-Bolivia queremos defender esta tradición hispano-católica y reconquistar lo que aparentemente ya se ha perdido pero que en realidad se encuentra más a la vanguardia que nunca.

 

Anuncios